15 de abril de 2017

Escapada: "Alicante"

¡Muy buenas mis queridos lectores y lectoras! Hoy os traigo una nueva entrada de la sección 'Escapadas' donde ya sabéis que os voy contando un poquito mi experiencia en los distintos pequeños lugares que vaya visitando. Esta semana santa, como muchos de vosotros, la hemos dedicado para relajarnos y, qué mejor que un sitio con playa para desconectar (aunque el agua estuviese más que congelada) así que, hoy os hablaré un poco sobre mi escapada a Calpe (Alicante). 

La playa es realmente espectacular. Es de arena fina y el agua está bastante limpia. Sinceramente, es una de las playas que más me gustan, sin algas, sin piedras y, bastante cristalina. No hace falta irse muy lejos de España para encontrar una buena playa. Si buscáis una playa así, ya sabéis donde encontrarla. Además, se puede apreciar el Peñon de Ifach a la izquierda de la playa, una panorámica verdaderamente bonita.





El paseo marítimo te lleva al puerto, que se encuentra junto al peñón. Si os ofrecéis a dar un paseo, podréis ver multitud de heladerías y restaurantes que tienen muy buena pinta. Además, encontraréis muy buenos precios para una buena paella valenciana. Una cosa que os recomiendo sin falta, es que para una buena escapada de desconexión, os deis un tratamiento de pedicura de "peces limpiadores". Son aquellos peces que te quitan las pieles muertas de los pies, y viene realmente bien después de tener los pies algo destrozados. Además, aunque al principio hace bastante cosquillas, te relaja mucho y te deja los pies como nuevos.


Aquí os dejo un par de links sobre estos peces:

"Un novedoso tratamiento para los pies con peces"

"Peces limpiadores" - Wikipedia





Éstos os lo podéis encontrar en algunas tiendas por el paseo marítimo de calpe (y de muchos otros lugares) y en centros de belleza que llevan a cabo este tratamiento. En algunos sitios, el precio suele ser entre 5-10 euros por persona como mucho. 

En fin, Calpe es un pequeño municipio con mucho encanto. Sí. Es realmente precioso. No solo por la playa como os he mencionado anteriormente (y nada mejor como leer un buen libro teniendo el mar delante, claro), sino que también, cabe destacar lo realmente bonito que es apreciar todo calpe desde las grandes alturas, que te permiten ver el gran litoral costero. Para eso, deberemos de subir al Peñón de Ifach. Sí, es posible llegar a la cima del gran peñón, pero os aviso que es algo costoso para los que no estén muy acostumbrados al senderismo, ya que después el camino se va haciendo cada vez más complejo por camino de piedras.



Para llegar al peñón, deberemos de seguir el paseo marítimo hasta llegar al puerto (otra pequeña zona de calpe que tenéis que echar un vistazo, desde luego). Después, simplemente hay que seguir los carteles para llegar al Parque Natural del Peñon de Ifach
Al principio, es un pequeño sendero de pinos y pendiente bastante asequible, el cual el camino va haciendo zigzag y, cada vez se va apreciando unas preciosas vistas de las distintas costas a ambos lados, tanto las playas de Calpe como el Mediterráneo. 



Una vez recorrido este camino y pasado el museo del parque nacional, se llegará al túnel que conecta con otro recorrido el cual va siendo cada vez mucho menos sencillo... La cueva, totalmente oscura, tiene unas cuerdas en los laterales para que puedas agarrarte y no te dificulte tanto la pequeña subida que tiene de grandes rocas resbaladizas en el suelo.  










Una vez pasado el túnel, llegas a la segunda parte del camino, ya algo complejo. Para los que tengan vértigo, no es nada recomendable, ya que las alturas son realmente asombrantes. Las vistas, van siendo cada vez más bonitas apreciándose todo el gran océano. Os recomiendo que, para los que os propongáis realizar este camino, os paréis a apreciar las vistas, no tengáis prisa por subir a la cimaAdemás, es aconsejable realizar esta excursión con un tiempo agradable, no en pleno julio donde haga mucho calor. 
En cambio, en Semana Santa hizo un tiempo estupendo, aunque el sol iba pegando cada vez más, no era tan agobiante y, a veces, te refrescaba un poco algunas ráfagas de viento. Por eso, es bueno que antes de hacer una excursión como ésta, tengáis bien preparado en qué momento realizarla, además de las respectivas horas. Nosotros, nos llevamos un par de bocadillos y fuimos por la mañana, no muy temprano, para que, una vez llegamos a la cima, nos relajamos tranquilamente para comer y beber algo y apreciar la panorámica.
Una vez que has recorrido largo rato el camino, llegas a una parte donde se divide en dos caminos: uno que lleva al mirador a unos 300 y pico metros y otro camino, el más complejo, a unos 500 y algo metros, donde te lleva a la gran cima del peñón

Parecen pocos metros de recorrido, pero os aseguro que se va haciendo más lento, por la dificultad del camino, ya que prácticamente ya no es suelo con algunas rocas costosas, sino que practicamente tienes que ir pasando de roca en roca con sumo cuidado, de pisar correctamente y no tropezar. En este camino, impone bastante ya que para los que no estén muy acostumbrados, asombra mucho y te da cierto respeto, aunque también os hablo un poco sobre mi experiencia, porque luego veías a niños de Primaria con sus padres yendo por ese camino sin ninguna dificultad y yo en cambio estaba ACOJONADA. No entendía como podían estar tan tranquilos porque, desde mi punto de vista, si me tropezaba podría rodar por ahí y adiós Marta. Daba bastante vértigo y eso que nunca he tenido miedo a las alturas, pero el ver precipicio al lado de las rocas en las que tenías que ir subiendo, te daba algo de miedo el hecho de pisar mal o tropezar.

Finalmente, llegamos a la cima. Era realmente espectacular. Sin duda, cabe deciros que mereció muchísimo la pena, aunque tardamos más de dos horas en subir y bajar, creo que cuatro. (También nos lo tomábamos con calma para apreciar lo que veíamos y que, además mi lentitud retrasaba también y normal, porque era la primera vez que subía algo así). Además, a lo largo del camino, os sorprenderá encontraros gatos por las rocas, nosotros nos debimos de encontrar unos 5 o así durante todo el recorrido del peñón. Sobre la fauna, además de gatos, también había multitud de gaviotas donde, en una parte del camino podíais apreciar un montón de ellas volando cerca del peñón. Era realmente curioso y bonito. 

Además, si os fijáis, podéis apreciar a lo lejos Ibiza en las espléndidas vistas.

En general, este recorrido no es que te canse realmente, lo que se puede hacer un poco pesado es el calor. Para ello, será importante que llevéis en una mochila protección solar y agua en abundancia. Y, sin duda, para los que hayáis echo esta subida al peñón, sé que estaréis pensando que merece la pena totalmente y que es muy recomendable, a pesar del esfuerzo. Desde luego, ésto es algo que deberéis de hacer una vez en vuestra vida 





En fin, creo que no se me escapa nada. Ya sabéis que si tenéis algo que comentarme/recomendarme no dudéis en hacerlo, que estaré encantar de leer vuestros comentarios 😊 ¡Eso sí! Una cosita más, pararos a apreciar los aterdeceres, que son muuuuuy bonitos con la playa. ¡Y eso es todo! Espero que os haya gustado la entrada de hoy y ya sabéis que podéis contadme vuestra experiencia en este pequeño municipio, que tiene un gran encanto. ¡Hasta pronto!









1 comentario:

¡No dudéis en comentar! Me encantará leer vuestros comentarios. ¡Me hacéis muy, muy feliz! :)